De compras: Dominio web

0
41

www_lqHoy en día, tomar la decisión de crear tu propia página web es más difícil que ponerla en marcha. Una vez has dado ese paso, basta con escoger el sitio en el alojarás tu página web (conocido como hosting en inglés) y ponerla en marcha. Puede ser un hosting gratuito o de pago, como los ofrecidos por Hostinger o Jimdo.

A partir de ese momento, ya dispones de tu propio nombre de dominio, como puede ser “http://estaesmiweb.es”. Sólo queda poner la web en marcha y difundir este enlace lo máximo posible, ya sea entre amigos, redes sociales, SPAM… todo vale. Entre medias, un montón de detalles de cómo demonios nos han asignado ese nombre de dominio han quedado transparentes para el usuario, y eso está muy bien, pero… aquí queremos ir un paso más allá, verdad 😉?

Empecemos por lo más básico. En eso que llamamos Internet, hay miles de millones de equipos conectados entre sí. Ordenadores, tablets, smartphones, SMART TV’s… y todos ellos pueden en todo momento identificarse entre sí en la red redes. Para ello, se utiliza una identificación numérica que conocemos como direcciones IP.

Nuestra nueva y flamante página web, debe estar alojada en un equipo conectado a Internet, y que como cualquier otro tiene una dirección IP con la que queda unívocamente identificado para el resto del mundo informático.

Hasta aquí, todo parece lógico, e incluso sencillo. Empecemos a añadir más detalles:

– Oye, Juan, has visto mi página web?

– No, pero me gustaría hacerlo! Cual es su nombre?

– Entra en 83.213.238.241. Ya verás qué chula.

Es muy probable, que cuando Juan llegue a casa y abra el navegador, escriba: 83.231.283.214, u 82.321.328.244. Juan se quedará sin ver la página de su amigo, al igual que le pasaría a mucha otra gente por no ser capaz de recordar esa cadena de números interminable que representa la dirección IP del equipo en el que está alojada.

Por suerte, alguien ya se dio cuenta de esto. De ahí surgieron los DNS (Domain Name System), o sistema de nombres de dominio, en castellano. Una de las funciones más conocidas que tiene, es la asignación de nombres a direcciones IP. En efecto, gracias al DNS, Juan podría haber escrito estaesmiweb.es y su navegador se habría encargado de consultar a un Servidor DNS a qué IP correspondería ese nombre de dominio. Efectivamente, a 83.213.238.241.

Esto es algo que en el caso tu servicio de hosting resuelve de forma transparente para tí. Ahora, vamos a darle una vuelta de tuerca más. Las direcciones IP (versión 4), compuestas por un número binario de 32 bits, tienen un límite de 4.294.967.296. Lo que hace tiempo parecía una cifra inalcanzable ya no lo es. Esto hace que entre otras cosas, las direcciones IP sean un recurso que hay que gestionar de forma inteligente. 

Cuando contratamos una dirección IP a nuestro ISP o proveedor de servicios de Internet para acceder a internet, nos suele asignar una IP dinámica. Esto se basa en la reutilización de IP’s en función de si el cliente está usandola o no. Esto permite optimizar recursos y abarata costes. Imagina a tu ISP como un hotel. Tiene un número limitado de habitaciones (IPs). Es mejor usar una misma habitación (una misma IP) para varios clientes que mantener la habitación cerrada (la IP sin usar) a la espera de que vuelva un cliente específico.

Y en qué nos afecta esto a nuestra página web? Pues, en que nuestro estaesmiweb.es tiene que ir apuntando a IP’s diferentes a lo largo del tiempo (hoy estás en una habitación, pero dentro de un mes, te toca otra). A los servicios que resuelven esta problemática se les conoce como DDNS (Dynamic DNS). 

noiplogo

Como siempre, los hay gratuitos y los hay de pago. En el caso de mi web, utilizo uno denominado NO-IP, que permite que mi nombre de dominio apunte siempre a la dirección IP que me asigna en cada momento mi ISP. ¿Cual es la novedad entonces? ¿Porqué escribo esta entrada?

Al ser un nombre de dominio gratuito, lo mejor que pude conseguir es el de http://davidmodrono.no-ip.org, que aunque no está mal, no es el más sencillo de recordar.

godaddy1

Buscando un poco sobre el tema, descubrí que era bastante económico comprar tu propio nombre de dominio. Mirando acerca compañías con las que poder registrar mi propio dominio, acabé en Goddady. Por un precio de 4,99€ al año, mi nuevo nombre de dominio es:

davidmodrono.es

Mucho más limpio, corto y fácil de recordar. El proceso de compra fue muy rápido y sencillo, en apenas 15 minutos ya tenía el dominio registrado.

Cual es la pega? A pesar de que estoy muy contento con Goddady, y que el precio ofertado era el más económico de todos, no dispone de servicio DDNS gratuito. Eso implica, que sigo dependiendo de NO-IP para que mi dirección IP variable apunte siempre a mi nombre de dominio. La solución que he tomado por el momento, es una redirección:

davidmodrono.es ==> davidmodrono.no-ip.org:48500/engineer

No obstante, ya tengo mirado otro proveedor de nombres de dominio, Namecheap, que por muy poco dinero extra ofrece servicios de DDNS gratuito. Para que mi web, sea siempre davidmodrono.es. Tiempo al tiempo. No lo voy a hacer ahora, porque acabo de pagar el primer año de Goddady. Si dentro de un año seguimos aquí, lo más seguro es que haga el cambio.

goddadymenu

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here